Matrimonio igualitario

Matrimonio: de acuerdo a la Jurisprudencia J.43/2015 (10a.) emitida por la Suprema Corte de Justicia de la Nación enuncia literalmente que la Ley de cualquier Entidad Federativa, que por un lado, considere que la finalidad de aquel es la procreación y/o que lo defina como la unión entre un hombre y una mujer es inconstitucional, pues la única medida a la que puede obedecer el matrimonio es la protección de la familia como realidad social.
En esta tesis de la corte es en la que se fundamentan los amparos que en estos momentos se promueven en las Entidades Federativas que no han incluido en su legislación local la figura de matrimonio igualitario, para el caso de Zacatecas en su Código Familiar, que actualmente enuncia el matrimonio como la unión jurídica de “un  hombre con una mujer” y que se unen con la “posibilidad” de la procreación.
La iniciativa para permitir el matrimonio igualitario, que fue presentada por la Fracción Parlamentaria del PRD a través de la Diputada María Elena Ortega se remite a modificar los textos de los  artículos 100,172 y 174 del Código Familiar, donde se define el matrimonio como la unión jurídica de dos personas mayores de edad, donde ambas como comunidad de vida, se procuran respeto, igualdad y ayuda mutua. También se habla y se modifican los textos referentes a la separación de los bienes.
Ésta iniciativa fue presentada el 1 de agosto del 2017 y ha contado con la indiferencia y  rechazo del bloque oficial conformado por el PRI,Verde y Panal  más la fracción parlamentaria de Acción Nacional, debido a varias razones, la principal es que no quieren cargar el costo político ante un escenario complicado en el inicio del proceso electoral 2018, no desean  que sectores de la ultra-derecha, especialmente aquellos ligados a organizaciones de defensa de la familia tradicional y organizaciones religiosas, principalmente católicas, les organicen voto de castigo.
Esta actitud es sobre la base de una doble moral  y puede calificarse de hipócrita por parte de los diputados y diputadas, quienes se niegan a reconocer que ante la Ley todas y todos somos iguales y corresponden los mismos derechos. Continuar con el texto actual del código familiar es continuar solapando desde la ley la discriminación hacia las personas homosexuales.
Cabe recordar que está prohibida cualquier norma discriminatoria basada en la orientación sexual de la persona. “En consecuencia, ninguna norma, decisión o práctica de derecho interno, tanto por parte de autoridades estatales como de particulares, pueden disminuir o restringir los derechos de una persona a partir de su orientación sexual. Así pues, bajo ninguna circunstancia se puede negar o restringir a nadie un derecho con base en su orientación sexual”
La sociedad va evolucionando, la tecnología da cuenta de lo que sociedades en todo el mundo avanzan en el respeto a los derechos de tercera generación, en muchos lugares es permitido el matrimonio entre personas del mismo sexo incluyendo algunas entidades federativas de nuestro México.
Independientemente de la aprobación de la iniciativa y su respectivo dictamen, en lo personal celebro el activismo de las organizaciones de la sociedad civil, en coordinación con legisladores y legisladoras progresistas, pues es un tema que se discute en distintas mesas y foros, poniendo al centro lo verdaderamente importante en una sociedad, las personas y sus derechos, así como la lucha contra la discriminación. #todaslaspersonastodoslosderechos