QUERÍAN PRIISTAS BORRAR PISTAS

+Los fallidos destapes del tapado presidencial

Todo indica que abortó el plan ranchero para darle cuello a CUCO MEDINA “el bueno” -se decía que la exgobernadora AMALIA GARCÍA tiene dos primos cucos, uno bueno y otro malo; el secretario general de la Legislatura es “el bueno”-. Pues bien, GUSTAVO URIBE, líder de la bancada del PRI, se lo quería echar al plato. A él y al director de administración y finanzas, ALBANO BERNAL GONZÁLEZ. Necesitaba para ello la aprobación de la mayoría calificada del Congreso -el voto de 21 diputados-. Y donde encontró más resistencia fue un su grupo. Cinco le dieron la espalda. Entre ellos OSVALDO ÁVILA “el antorcho”.

PRIISTAS COLA CORTA

Supuestamente, la intención de relevar a CUCO MEDINA y ALBANO BERNAL -por el primero querían meter a GUILLERMO ULLOA- era para “borrar huellas”. URIBE argumentó que CUCO y ALBANO están muy vinculados a la oposición y tendrían a la mano toda la información sobre manejo de las herramientas legislativas, dietas y todo lo demás relacionado con sus percepciones económicas. Y ahora que muchos vayan a campaña para reelegirse o para buscar una presidencia municipal o una diputación federal, podría usarse en su contra. Los disidentes del tricolor desestimaron la premisa e hicieron énfasis en que no tienen nada que ocultar ni cola que les pisen.

SUEGRA MUY QUERIDA

Ya está en la cancha del gobernador ALEJANDRO TELLO la selección de aspirantes al Tribunal de Justicia Administrativa. Recibió del Congreso 24 nombres y tendrá que regresar 15 en tres grupos de cinco. En el bloque de candidatos a la magistratura de tres años destaca RAQUEL VELASCO MACÍAS. La hoy comisionada del IZAI fue

cuestionada por el diputado de Morena, OMAR CARRERA, pese a la petición LUIS “el oso” MEDINA y GEOVANNA Bañuelos para que no lo hiciera. “El oso” por razones de amistad. GEOVANNA porque RAQUEL iba a ser su suegra y la sigue queriendo como mamá política.

CASTIGO PENDIENTE

El cuestionamiento de OMAR CARRERA es que la Auditoría inició un procedimiento contra RAQUEL en el tiempo que presidía el IZAI. Y la sanción no se ha ejecutado. Recién la envió a JULIETA DEL RÍO, presidenta en turno del IZAI, para que la ejecute. De manera tal -argumenta el diputado de Morena- el Tribunal de Justicia Administrativa no puede iniciar con una magistrada en vías de ser sancionada por una irregularidad administrativa, por pequeña que haya sido. JOSÉ CARLOS ADABACHE, otro aspirante del grupo de tres, es primo hermano de la diputada GUADALUPE ADABACHE, pero el parentesco no llega a constituirse en conflicto de interés.

MUY MAÑOSOS

Quien no los conozca, que los compre. Dice ENRIQUE PEÑA: “Andan bien despistados”. Aplacó así a quienes ya querían irse a la cargada con JOSÉ ANTONIO MEADE, después que el canciller LUIS VIDEGARAY lo llenó de flores y, de facto, lo destapó anticipadamente. Aparentemente PEÑA desautorizó el albazo. Empero el objetivo se cumplió. Pudieron tomarle la temperatura al priismo ante un candidato externo. Y con eso de que el PRI no elige candidatos con halagos, otorga mayor calidad al dedazo que viene. Fue el equivalente al “No se hagan bolas” de CARLOS SALINAS DE GORTARI en 1994.

NO SE HAGAN BOLAS

En 1994 los priistas andaban a la greña -¡qué novedad!-. LUIS DONALDO COLOSIO era candidato a la presidencia y no pocos, en su propio partido, lo veían gris, mediocre, desangelado y sin lograr entusiasmar a la gente. Y empezó a circular la versión de que sería sustituido. Seguramente el borrego lo soltó MANUEL CAMACHO,

comisionado para la paz en Chiapas, empecinado en llegar él a Los Pinos. SALINAS los paró en seco: “No se hagan bolas. El candidato es COLOSIO”. Poco después, LUIS DONALDO fue asesinado en Tijuana.

DESTAPEN A “SG”

Otro priistas comparan el virtual destape de MEADE con el madruguete que intentaron, en 1987, SERGIO GARCÍA RAMÍREZ y ALFREDO DEL MAZO. Sucedió que en vísperas del destape del tapado a la presidencia de la República, FEDERICO DE LA MADRID, hijo del entonces mandamás MIGUEL DE LA MADRID, previno al coordinador de los diputados del PRI, HERIBERTO GALINDO, de que “el bueno” era SG. Se lo apuntó en un papel y, como mordida a los “tamarindos”, se lo entregó al saludarlo de mano. GALINDO creyó, o se pasó de vivo, que las siglas eran de SERGIO GARCÍA. En realidad era de SALINAS DE GORTARI. El albazo no funcionó. El PRI desconoció a la caballada que acudió a la casa de GARCÍA. Y con uno de sus rituales ungió a CARLOS SALINAS DE GORTARI.

Así que los despistados no se hagan bolas. La decisión en el PRI está tomada.

donrunrun@yahoo.es