Aunque se puede observar en cualquier época del año, en los “puentes” o fechas vacacionales, se hace más evidente cómo aumenta día a día el número de gente adulta mayor, y aunque también en jóvenes se presenta, la incapacidad física. Entre los viejitos, debido al daño normal del efecto del tiempo, desgaste o enfermedades y entre los jóvenes por accidentes o también por enfermedades limitantes.

No obstante que el número de incapacitados aumenta, no sucede lo mismo con la cultura de brindar facilidades para ellos: banquetas con rampas para sillas de ruedas o andaderas, baños adecuados en oficinas, restaurantes, templos, cines y aún en hoteles.

Pero si es notable esta carencia de dichas instalaciones, lo es también la falta de respeto a los pocos lugares para estacionarse en la vía pública. Estos espacios son utilizados por gente que sin ninguna vergüenza se estacionan, muchas veces hasta con burla, en detrimento de quienes si lo requieren.

Si ya de por si es un “vía crucis” obtener una placa especial para discapacitados, este se acrecenta cuando te encuentras con autoridades sin criterio y sin autoridad.

La expectativa de vida en México ha aumentado, según el INEGI, a 79 años para los hombres y 82 para el sexo femenino. Con estas cifras y con el índice demográfico, la población se está haciendo vieja. ¿Por cuánto tiempo? No lo sé; pero si creo que sin una cultura de atención a los adultos mayores, se sentirán cada vez más alejados de la sociedad y por supuesto, discriminados. Esta cultura debe ser enseñada desde temprana edad en el núcleo familiar y en los colegios a partir del pre escolar.

¿Qué hará la Comisión Nacional de Derechos Humanos? (aparte de defender a los delincuentes) ¿Qué harán los gobiernos municipales, estatales y federal? (aparte de llenarse los bolsillos con dineros del pueblo) ¿Qué hará el Congreso de la Unión? (aparte de asignarse sueldos exorbitantes) ¿Qué hará la Suprema Corte de Justicia y el Poder Judicial en su conjunto? (aparte de no aplicar la ley con favoritismos y ser los mejor pagados en el país).

Los precandidatos o candidatos de la próxima contienda electoral, jamás se manifestarán al respecto; es un tema que no les dará votos según ellos; es una vaca que no da leche. ¿Quién será el que le ponga el cascabel al gato?.