Una actitud primaria que tenemos los seres humanos, con la cual nacemos y tenemos hasta que dejamos de existir es el instinto de supervivencia. Se manifiesta incluso de forma inconsciente al encontrarnos en peligro inminente.
Una analogía de dicho instinto aplicado a la política, como un ejercicio para entender que la clase política, en donde una élite beneficiaria de espacios de decisión en los partidos, utiliza de forma tergiversada a su origen las posiciones de representación proporcional.
Dichas posiciones han sido producto de la lucha política contra el absolutismo, el totalitarismo y la exclusión, donde un solo partido llevaba carro completo y tenia el control de el poder legislativo, ejecutivo y junto con ello el judicial.
Para el caso de los Ayuntamientos  las regidurías y del Congreso Local las diputaciones plurinuminales, representan el centro de disputa en los procesos internos, los grupos  generan con su actitud un ambiente de desconfianza  y de  resultados totalmente inciertos, como podrían convencer a candidatos realmente competitivos de jugarse el todo por el todo en territorio si apuestan a perder?
Las pluris giran en torno a negociaciones, que por la naturaleza del PRD pueden recaer en un grupo político distinto al que propone las candidaturas de mayoría. En otras palabras unos pueden generar los votos para que otros en un escenario de derrota obtengan esa posición incluso sin hacer campaña, algo totalmente injusto pero existe como método de compensación.
Las prerrogativas de los partidos, se obtienen de la fórmula que pasa por el número de votos de diputados, tanto federales como locales, en si la vida de el Partido se mantiene por esas votaciones en específico, votaciones efectivas con candidaturas de mayoría, hablando figurativamente, ya que el dinero no lo es todo, pero hay que pagar sueldos de empleados y propaganda.
Derivado de eso, la Diputación Plurinuminal no representa la posibilidad de supervivencia general, del proyecto colectivo en la organización política, representa la vía de supervivencia de algunos liderazgos, sin descalificar su importancia y su aporte para la misma.
La atención que debiera tomar no solo el PRD sino todos los partidos, es precisamente tener los mejores cuadros para competir en los Distritos de Mayoría Locales y Federales, así como su fórmula al Senado de la República. De eso depende su futuro inmediato, específicamente su financiamiento.
Hablando de los Ayuntamientos, no hay presidencias municipales pluris, al actuar bajo la dinámica de negociación forzada, se merman significativamente las posibilidades de triunfo, desgraciadamente las ambiciones personales, han obligado a plantear escenarios de sacrificio de candidaturas exitosas, pues el voto de 2 consejeros es mas importante para la obtención de su diputación plurinuminal, que el ganar un distrito de mayoría con un mejor candidato.
Sería lamentable que bajo esa lógica se eligieran candidatos y candidatas que llevaran al exterminio electoral a una organización política que en un pasado reciente fue gobierno estatal en 2 ocasiones y que sigue teniendo gobiernos locales como referentes, estando presente el riesgo de perder lo poco que se tiene.
Por lo pronto el Consejo Estatal del PRD se instaló este miércoles 14 de febrero y reanudará el próximo martes 20 y ojalá se haga a un lado la simulación  y la ambición, y que el mapa electoral contemple a todos una salida que lleve a buen puerto a todos quienes participan, y tienen el deseo de salir a conquistar el voto ciudadano.