El Lado triste de los Oscars

Dolby Theatre, Los Angeles.

Anoche se celebró la anual entrega de la estatuilla de la Academia, los Oscars.

Y mientras todos estamos celebrando que México dejó huella, la realidad es otra.

Desde malos cantantes hasta si en verdad México está haciendo diferencia en el 7mo arte, esto es lo que nos dejó la 90 edición de los Oscars.

Sin duda los Oscars es un show el cual pasó de ser un reconocimiento a la excelencia cinematográfica, a un show de entretenimiento comparado al Super Bowl.

Durante los últimos años, los Oscars se inundaron en controversias, si lo comparamos a un evento deportivo, podría decirse que ya estan “arreglados!”.

(Si una cosa que me quedó bien grabada en mis experiencias tras cámaras en televisión, producciones y hasta transmisiones deportivas en vivo, es que nada, absolutamente nada se deja descuidado y todo está fría y siniestramente calculado, TODO).

Las últimas entregas se han dejado manipular por aspectos políticos y movimientos sociales, que a los espectadores nos dejan un mal sabor de boca.

El Cine Mexicano en Hollywood, mejor dicho: ¿El Cine mexicano en Hollywood?.

Christopher Nolan está en mi top 10 de directores, inspiraciones y modelos a seguir, deseaba mucho que ganara el oscar a mejor director, aunque Dunkirk, con la película que competía no es su mejor trabajo.

Guillermo del Toro se llevó la estatuilla, y “La Forma del Agua” a mejor película. Con esto, Guillermo se une a Iñárritu y a Cuarón como los mexicanos con oscar a mejor director, todos ganados dentro de los últimos 5 años. Pero, ¿Qué tan mexicanas son estas películas? Claro, es un orgullo para México que estos directores triunfen sobre los gringos, pero hagamos un análisis:

En 2013 Cuarón ganó mejor director por Gravity, producida por Heyday Films (Británica) y Esperanto Filmoj (Estadounidense).

en 2014 Iñárritu se llevó el Oscar por Birdman, la lana la puso Fox, que claro, es gabacha.

Y el siguiente año, Alex repitió dejando a todos con la boca abierta, ganando con El Renacido, que “yes of course” la produce Fox con New Regency, ambas empresas de nuestros vecinos del norte.

Este año se lo lleva Del Toro con la forma del agua, financiada por la Canana, Canacine, Televisa, y el apoyo del Gobierno de la Ciudad de México.

Error, el dinero vino de TSG Entertainment, y Double Dare You, Gabachas.

En México carecen las oportunidades para el crecimiento del cine, las producciones que valen la pena, Como la de estos directores lamentablemente tienen que salir, migrar y buscar oportunidades en otros lugares.

¿Suena familiar?.

Claro que estamos orgullosos de que los mexicanos ganen premios, pongan en alto su nombre y a su país, pero que lamentable es que el apoyo para el talento, que claramente existe en nuestro país, sea poco, nulo o elitista.

Preferimos entrar a ver las tonterías de Omar Chaparro, las incoherencias de Derbez, o las películas que nos distribuyen como “cine mexicano”.

Eiza González y Eugenio Derbez tuvieron el honor de presentar una categoría cada quien, la primera haciendo un trabajo decente, lo cual no la salvó de la internet por llevar un vestido amarillo “DHL”.

Eugenio, sin dudas confirmó el por qué las redes sociales estaban en contra de que el par tuviera parte en el show de la academia este año, se aventó uno de esos malos chistes con los que escribió y cimentó los pilares de la Familia P.Luche.

Faltó el grillo pues realmente no era el lugar ni el momento de brincar como niño héroe. Lastima que no lo acompañó James Franco y el evitara su mal uso del micrófono, como lo hizo con Tommy Wiseau.

Sigo sin entender, si la película “Coco” estaba mostrando las raíces mexicanas, ¿Por qué? Gael García no “Cantó” (y entre comillas pues fue desastroso) en español, tal como Natalia laFourcade lo hizo?.

Por cierto, ¿“Coco” mejor que “Loving Vincent”?, Me repiten lo que califican, la cantidad que cada una hizo en taquilla, porque así el premio tendría sentido. Coco me gustó, es una película emotiva y linda, pero el trabajo artístico que tiene Loving Vincent, se merecía el premio. Ahora entiendo, la gente cree que la categoría de “mejor animación”, es un pretexto para facilitarle las cosas a Disney y Pixar.

No olvidemos, el oscar es un premio subjetivo, gana quien tu creas que sea ganador.

Tenemos muchos filmes con un mensaje, con un argumento hermoso y son 100% mexicanas.

Acerquémonos a nuestra Cineteca, busquemos proyecciones ambulantes, hagamos lo posible porque el verdadero cine mexicano, el que nos hace sentir orgullosos como lo hizo anoche Del Toro, viva y se fortalezca.

Felicidades a los ganadores, sigamos viendo cine.

¡Corte y Queda!… Para cuando Nolan!, ¡¿Para cuando?!