¿Quién no ha paladeado por lo menos una vez en su vida las “carnitas”: maciza, buche, costillita, chamorro, nana, nenepil, en tacos, con un poco de guacamole, salsa picante al gusto y uno que otro pedazo de chicharrón? Desde luego nos referimos al mexicanísimo platillo elaborado con la carne de puerco, cerdo, cochino, marrano o como usted quiera llamarlo.

También quizá algunos conozcan o sepan cómo viven y cómo mueren estos simpáticos estos animalitos, que lo mismo los encontramos en las granjas porcinas del país, o en ranchos rurales, o aún en casas habitación de nuestros pueblos. Y sí, la porqueriza es el hábitat natural de los cochinitos, entre lodo y excremento, aunque sea en las instalaciones más limpias.

En estos días recientes, empezó la contienda electoral, algunos dirán “guerra sucia”, entre los candidatos a la presidencia de la república, tres de ellos auspiciados por los partidos políticos registrados y uno más (mexicanos y mexicanas; diputados y diputadas; abogados y abogadas, total, lo que menos importa es la gramática) o una más que contiende como “independiente” o “independienta”.

Y nuevamente, sí; la suciedad ha surgido del cochinero de la propia ley electoral y de los árbitros electorales. Requisitos casi imposibles de cumplir para los independientes; no, perdón, sí se cumplieron; no, las firmas son falsas; si, si son buenas; no, no se valen las copias; sí, si se valen; no, a ver que dice el Tribunal Electoral. ¡Que pachanga! Total, en el circo de tres pistas, no, menos, de cuatro, todo se vale. Se vale el cochinero; se valen las leyes hechas al vapor y con las extremidades inferiores.

(Quizá lo único rescatable de esta semana haya sido la posición que asumieron los cuatro candidatos en contra de las injurias proferidas a nuestro país, por otro cochinito, pero este muy güerito; su nombre: Donald Trump).

Nunca tenemos tiempo suficiente para hacer bien las cosas, pero curiosamente si lo tenemos para repetir a veces no una, sino varias, lo que hacemos mal. ¿Culpa de los partidos políticos? ¿Culpa de los legisladores ineptos e ignorantes? ¿Mano negra del Ejecutivo? ¡Hasta cuándo sufrido México tendremos una Ley Electoral acorde a los tiempos modernos!

¿Quién será el que le ponga el cascabel al gato?