Raul Carballeda

El diccionario establece que Caos es el estado de confusión de la materia antes de la creación del universo. CONFUSION GRANDE. Y precisamente Caos es lo que rige y domina los quehaceres del actual “gobierno” federal. No sé de que dan ganas, si reír o llorar ante tal “desgarriate”. Se siguen abriendo frentes aparentemente sin ton ni son sin llegar a demostrar no solo su bondad sino la estrategia del Ejecutivo. Veamos:

Ahora el gobierno no tomará represalias contra empresas de energía que tienen contratos con la Comisión Federal de Electricidad, pero ¡Ah! Se canceló la construcción del nuevo aeropuerto. Se dijo que se sacaría al ejército de las calles y por el contrario ahora se formará una guardia nacional. Continúa el despido de personal sin plena justificación. Si antes se criticó la corrupción en la asignación de contratos, ahora los contratos se dan sin licitación.

Seguimos, un gabinete que carece de conocimientos y experiencia y designación de funcionarios totalmente disímbolos y aún sin un título, pero eso ¡no es corrupción!. Y sigue la mata dando: no se perseguirá a los capos del crimen organizado. La verdad, no tengo otra expresión que ¡este gobierno es un caos!

Pero si tienen la curiosidad, vean cuántas páginas de los diarios ocupa nuestro folclórico presidente. No le bastan las dos horas diarias en que promueve su imagen en las madrugadas; ¿y los periodistas que le hacen el juego? ¡bién gracias! El color de morena se ve en todos lados, no sólo en los “spots” televisivos. Una oda egocentrista. La verdad, ¿no nos cansamos de tanto caos?

Acciones que según el Pacto de Sao Paolo nos llevarán directo a la tiranía, pero ni los morenistas, ni los “chairos” ni aún los partidos de oposición están haciendo nada, por lo menos estos últimos, aparentemente. Guerra a la corrupción; dinero a los sectores más débiles, (para ganar su voto); ganarse al ejército con mucho mayor presupuesto y delegándoles actividades civiles; complacencia con el crimen organizado y lo más grave, dividir a la sociedad con odio.  Cuando quieran hacer algo, será tarde. O ¿dentro de este caos impera también el conformismo?

Ciertamente ya me cansé, pero el señor sigue siendo noticia en este caos. ¿Quién será el que le ponga el cascabel al gato?