Salvador Sánchez

La semana pasada el ejecutivo federal anunció la creación de una nueva institución la cual se encargará de investigar a los corruptos, de decomisar sus bienes, y de ponerlos con transparencia a disposición del pueblo, dijo López Obrador. Será otra de las estrategias de su política anti corrupción, durante la conferencia matutina, todo eso un día después de que por votación unánime las comisiones unidas del senado decidieron modificar la ley para castigar la ‘’simulación de reintegros’’, y de aprobada también la ‘’muerte civil’’ que consistirá en inhabilitar a los funcionarios corruptos inclusive de por vida, para ocupar cualquier cargo que tenga que ver con la vida pública del país. Pues una semana después – como coloquialmente diríamos salió el peine-, ya que después de aprobado todo esto, esta semana la iniciamos con la noticia de que el gobierno se prepara para ir en contra de un grupo de personas que se unieron para “atacar”, cuando el ahora presidente era candidato, cosa que DE NINGUNA FORMA REPRESENTA UN DELITO, ya que en su momento TAMBIEN EL TUVO GRUPOS QUE DESPRESTIGIARON A OTROS CANDIDATOS, así como a equipos de trabajo y a personas económicamente fuertes quienes QUE LO APOYARON DURANTE SU CAMPAÑA, ¿Qué no?. Desgraciadamente a eso se reducen las elecciones en nuestro país y no a conocer en realidad las propuestas y soluciones de los candidatos para las problemáticas.  Ahora bien lo ilegal sería actuar en contra de AMLO AHORA QUE ES PRESIDENTE DEL PAÍS, o que grupos conspiraran para ir en contra de la figura del presidente y en ese caso, claro que se tendría que proceder en contra de dichas personas. O ¿lo que nos espera será acaso la cacería de brujas que mucho dijo el presidente no llevaría a cabo?. Esperemos que no sea así, porque, ello propiciaría condiciones de ingobernabilidad muy pronto en el sexenio que apenas comienza, dando como resultado algo de lo que los mexicanos ya estamos cansados. Y seguramente habremos de esperar una reforma al artículo 34 constitucional para que la ‘’muerte civil’’ avance tal y como la plantea con esta nueva política anticorrupción el presidente de México.