RESEÑA PAL’ NORTE (PARTE 2)

Gabrielle Reto, Fotos: Ehse Mero.

Planeta: Tierra
País: México
Estado: Nuevo León Lugar: Parque Fundidora Fecha: 23 de marzo 2019Evento: Pa’l Norte

Mientras escribía el artículo anterior de “Entre Villanos te Veas”, querido LectoLVSQuien, me encontraba viajando hacia el evento en cuestión. Y mientras esto sucedía, mi maleta era saqueada en elaeropuerto. Algún “necesitado” sin escrúpulos me hizo el favor de dejarme a merced de la madrenaturaleza durante el primer día del evento, que si bien fue frío y con lluvias ligeras, fue para mí fortuna, soportable. El Sábado fue por mucho, más clemente el clima. Durante el día cálido y por la noche fresco agradable.

Y ya entrando en lo que nos compete en éste espacio, es bien sabido que las bandas que se presentan en festivales durante las primeras horas, son bandas que están en ascenso, y que, si bien puede haber gratas sorpresas, muchas veces son saboteadas por un mal equipo o mala sonorización (cuestión que afectó a buena parte del cartel), lo que nos convenció de llegar más tarde al evento.

Como fuere, a la entrada fuimos recibidos con “Grinding Halt” de “The Cure” que sonaba gracias a un DJque se encontraba en una torre justo sobre el retén de entrada y revisión al evento, descubriendo gratamente al acercarnos, que quien nos deleitaba con excelente gusto musical, era nada más y nada

menos que Rubén Albarrán, vocalista de Café Tacuba, quien nos saludó con una sonrisa y sin dejar de moverle al rock. Eso sólo fue un buen augurio para una excelente tarde-noche.

Lo primero que escuchamos fue a Drake Bell, que además de la buena música y voz, nos sorprendía a todos con su español, y quien no dejó de solicitar al público asistente un saludo para Josh. Lo siguiente fue las alertas del artista sorpresa y la gente se arremolinaba como si no hubiera mañana para ver lo quenos regalarían en el escenario kitsch del evento. Se escuchó “Y arriba yo, mi apá y la chona” y aquí cabesubrayar que tuvieron una mejor ejecución que otros tantos.

De ahí a uno de los eventos grandes del día Enanitos Verdes y Hombres G. Un verdadero viaje en el tiempo hasta que ves las pantallas y notas que lucen como tu abuelito. La ejecución pulcra, la sonorización buena y gratos recuerdos en la mente junto con una colección nueva recopilada en ese instante.

Al término de las casi 2 horas de “huevos revueltos”, corrimos a escuchar a Residente, que sin duda, adeuda mucho respecto a su material de estudio. Santana, siempre malinchista y atorado en su época de Woodstock, interpretando lo mismo y con videos de hippies retozando en el lodo… literal.

Y tras esta jornada llegaba quienes para un servidor se llevaron estas casi 24 horas de conciertos: ¡The Hives! Quienes no solo ejecutaron bien, sino que también es de las bandas que suenan diferente al disco para sonar mejor. También sacaron un audio respetable al escenario de Telcel® que tenía el sonido más espantoso del evento. Pelle Almqvist, vocal de la agrupación, dio cátedra de cómo mover al público. No solo supo que decir, sino que también procuró comunicarse en un 90% de su speech (que fue largo) en español. Él sí hizo la tarea.

Al término de The Hives, con el excelente sabor de boca y acompañados por Queen en el sonido local y fuegos artificiales en el cielo, se acercaba el cierre del evento con Kings of Leon encargados de llevarlo a cabo. Excelente ejecución, sonido y repertorio. Caleb Followill, mostraba conocimiento de sí mismo y de sus capacidades, entregaba cada canción sin que pareciera esforzarse, impecable.

Este último par de conciertos se fueron como agua entre los dedos y en resumen, Pa’l Norte nos hace retomar fe en la humanidad y saber que había 210000 almas que, definitivamente, decían sin decirlo, no al regetón…

Para cualquier duda, aclaración, saludo o reclamo, puedes contactar a Ehse Mero enwww.lavidasegunquien.com.

¡Date Vuelo!