SI NO AL REGGAETON: SO ALIVE

Queridos LVSQuienes, recientemente tuve la oportunidad de constatar cuanto detesto ir a eventos sociales. Regularmente los evito hasta donde puedo, y cuando asisto de nueva cuenta, es porque estoy demasiado comprometido, o llanamente olvidé cuan mal la pasé la última vez… debe ser algo parecido a las mamás que tienen más de un hijo… seguro el creador (póngale el nombre que guste) nos dotó de algún sistema de bloqueo a los episodios traumáticos. 

Pero fuera de ello y de las hipocresías de la, ahora legalmente, familia política, compañeros de trabajo y amigos, pude ser testigo de algo que me pareció por mucho, más trascendente, a este tipo de eventos regularmente buscamos lucir lo mejor posible, aunque eso implique vestir lo más incómodo que tengamos en el clóset. 

Muchos de nosotros solo nos disfrazamos para encajar y esto me da entrada al punto importante de estas letras. Una vez pasadas la ceremonia religiosa y la cena, entonces es que empezamos a aflojar el cinturón, a aflojar el nudo de la corbata, y ellas se deschongan y se quitan los tacones de 10 cm mínimo… Pero más importante aún es el momento en que se abre la pista de baile, momento que es bien aprovechado para empezar a bajar todo lo que te acabas de tragar y se va poniendo mejor, hay quienes bailan por gusto genuino y habemos quienes lo hacemos por compromiso, por quedar bien. 

Ya después se pierde compostura, se pierden prejuicios, y conforme el alcohol corre y empiezas a sudar, te desfajas y adiós inhibiciones y es cuando la fiesta comienza, dando como resultado adultos divirtiéndose como niños y eso es literal. Te encontrarás en la pista de baile gente de todas las edades, de todos los círculos sociales, de todas las corrientes políticas, distintas profesiones, de cualquier religión, de cualquier preferencia sexual, sin prejuicios, sin discriminaciones, sin importarte quien está a lado y quien sea solo te dará o le darás una sonrisa, una palabra amable y todos comulgando en un mismo credo LA MÚSICA… 

Buena o mala, de contenido lírico o sin él, bien o mal ejecutada pero los pondrá en ese estado pueril casi inocente en que no hay diferencias… sólo hay música, solo hay baile, solo hay comportamiento instintivo, natural. Solo hay un idioma y es el verdadero idioma universal y es la música. No importa que no entiendas lo que la letra dice, igual te transmitirá emociones.

Por todo lo anterior, saludo y respeto a la música, no solo como amenidad o concierto, sino como unificador humano, como ente etéreo y eterno. Que ya estaba cuando llegué al mundo y sobrevivirá a nuestra ausencia e incluso a la ausencia del creador de cada canción.

Música: ¡los que estamos de paso en esta tierra solo para morir, te saludamos!

Ya para cerrar y con el afán de quitarme el sabor a moneda de cobre de la boca, hoy toca escuchar a Daniel Ash con Love & Rockets interpretando “So Alive”. Obscura pero cadenciosa y con voces femeninas en los coros que la hacen más sugestiva en la parte rítmica. Bon Apetit.

P.D. queridos LVSQuienes, queremos saber más de ustedes. Mándenos anécdotas, recomiéndenos música, díganos por qué si a la vida y no al reguetón. Gracias.