Pictorialismo, LA FOTOGRAFÍA COMO ARTE REAL

Jimena Black

¿De dónde salieron los portraits de gente imitando poses vistas en pinturas y estatuas? ¿En qué momento la fotografía pasó a considerarse arte? A finales del siglo XIX se comenzó a reunir un grupo selecto de fotógrafos academistas y burgueses, quienes empezaron a discutir y analizar las tendencias estéticas que, según ellos, habrían de dominar la práctica fotográfica y convertirse en las reglas que definirían si una foto era o no una obra de arte.

Así fue como surgió el Pictorialismo como movimiento artístico y fotográfico, en la primera muestra oficial de fotografía pictorialista que tuvo lugar en Viena en 1901; hasta este punto, la fotografía no se consideraba un arte “puro”, sino más bien un oficio enfocado en la reproducción de copias de baja calidad. Esto se debe a que en 1862 Adolphe Braun usó la fotografía como sustituto del grabado para reproducir obras de arte, su negocio era básicamente tomar fotografías en museos y capillas, imprimir cientos de manuales, catálogos y guías y venderlos a todos aquellos que no tenían acceso a los centros culturales. Otra industria directamente derivada de la técnica de reproducción fotográfica son las tarjetas postales; en estas, la fotografía sustituyó al grabado en bajo relieve y la litografía, con los cuales se hacían las postales antiguamente y cuyo precio era bastante elevado para la mayoría de la población del mundo. A partir del año 1900, en Europa por ley, las postales empezaron a producirse en base a fotografías de paisajes y cosas que caracterizaban a los lugares de donde se hacía la postal, esto redujo su precio de tal manera que, en menos de once años, la industrial de las postales fotográficas se volvió industria millonaria. También por estos años se publicó por primera vez en un periódico, una fotografía impresa con un proceso mecanizado (antes se imprimían grabados con la leyenda “basado en una fotografía”).

Es debido a la popularización de la fotografía y a su reproducción de forma mecánica que la mayoría de los expertos no lo consideraban arte y por ello, el Pictorialismo tenía como objetivo que la fotografía alcanzara el mismo valor de unicidad que la pintura y la escultura. Los pictorialistas creaban escenas inspiradas principalmente en el paisaje, retratos femeninos y alegorías provenientes de la pintura. Además, manipulaban sus negativos y sus impresiones para lograr efectos más “artísticos” y así aproximarlas lo más posible a un producto único. Y lo más importante: cuando su obra estaba terminada, destruían el negativo para que esta no pudiera reproducirse después.

Los pictorialistas más conocidos son Peter Henry Emerson y Henry Peach Robinson, y como pionera está Julia Margaret Cameron. Gracias a estos personajes, se abrió la posibilidad de considerar un hallazgo científico como un arte; a pesar de que seguían manipulando la imagen después del revelado, pero lo más importante es que, gracias a ellos, se empezó a ver la fotografía como algo más, una nueva forma de expresión, de dejar en su obra sus sentimientos y pensamientos, algo con alma.