Sí a la Vida, No al Reggaetón: HEAVY CROSS

 Ehse Mero

 

Queridos LVSQuiénes, el sábado pasado todos los miembros del Music Squad (o sea los dos) acudimos al concierto de “Florence and The Machine”, el cual tuvo lugar en el Palacio de los Deportes. Cabe mencionar que llegamos con expectativas muy altas llevándonos una gran decepción. Es importante destacar que no fue por la música per se, sino por otra serie de factores que numeraré brevemente a continuación:

  1. Palacio de los Deportes. Como ya todos los melómanos sabemos, no es el mejor lugar para escuchar un concierto, las sonorizaciones nunca llegan a lograrse de forma correcta, o quizás es que sólo se escucha bien en el “house” de sonorización, o mientras no haya gente… es un misterio.
    1. 1.1.Los Asientos. Están pensados para niños y no niños de tamaño pequeño. Justo frente a nosotros había un par de lugares vacíos, hasta que faltaban pocos minutos para la aparición de tan esperada agrupación. Del lado derecho había una chica que ocupaba su asiento y la mitad de uno de los que hasta este momento estaban vacíos. Al llegar los ocupantes de las sillas vacantes, era evidente que no iban a tener una cómoda experiencia, por un lado, debido a su vecina, y por otro, por lo grande de uno de los recién llegados, la que más sufrió fue la chica que quedó en medio; iniciado el concierto y dadas las circunstancias espaciales, no hubo cómo establecer proxemia. Afortunadamente no fue nuestro caso, sin embargo, a nuestro lado tocó…
  1. Fan from hell… Una “fan from hell” que no dejó de gritar cual mono aullador, berrear cómo si Florencia la fuera a escuchar y a aplaudir, y por si fuera poco, bailaba, es decir, se contorsionaba y brincaba como en slam de los metal fans de nuestros tiempos. Era inútil tratar de escuchar lo que en el escenario se cantaba.
    1. 2.1.Fan from hell con cámara. No es algo que moleste al grueso de la gente, pero a mí me enervan (y estoy seguro que realizadores audiovisuales, fotógrafos, videógrafos comulgarán conmigo) aquellos fans que llevan su Go Pro® a un concierto y están a 150 metros del escenario… No vas a ver nada en tu pantalla, el horizonte caído, vibrando conforme al ritmo del “entusiasta videasta” y además, atravesando la mano en tu campo visual… ¿de verdad? Sin mencionar los berridos, claro.
  1. Florence. Quizás nuestras expectativas eran más altas respecto a la agrupación y particularmente hablando de la “front girl”. Voz impecable, Sí. Ejecución limpia y exacta, eso creemos dadas las circunstancias acústicas del recinto, pero… Sí. Pero el más grande ¡Pero! Su imagen de hippie setentera daba la impresión de suciedad y mal olor. Confirmó nuestras teorías al mencionar que llevaba 4 días alimentándose únicamente con mezcal. Su discurso soso, y para hacer peor la experiencia, se encargó de ponerse a hablar a la mitad de su canción más icónica, para no decir más que cosas sin sentido. En fin, la experiencia nos llevó a dejar el recinto poco después de la mitad.

En resumen, si no fuiste al concierto, no te perdiste de nada excepto del grupo telonero que fue nada más y nada menos que “The Gossip”, quienes tuvieron una ejecución excelsa y una sonorización que aunque mala, era más clara que el estelar. Entregaron un buen show pese al limitadísimo espacio que les cedieron. Y para dejar un excelente sabor de boca, les recomendamos a The Gossip con “Heavy Cross”, canción con la que cerraron y que sonó muuuuuy bien en vivo. Disfrútenla, Bon apetite.