El Trabajo Creativo

Jimena Black

Aplicar la creatividad para resolver un problema se trata de tener un pensamiento original, imaginación constructiva y saber generar nuevas asociaciones de conceptos que llevan a una solución nueva, generalmente mucho más práctica y rápida que las soluciones tradicionales. Es por eso que, ser “creativo”, puede ayudar a conseguir un mejor puesto.

La creatividad, corporativamente, es el ingenio o la imaginación necesaria para generar ideas nuevas que se pueden utilizar para mejorar el funcionamiento de un sistema y la productividad laboral.

Sin embargo, ser alguien creativo en el mundo laboral, especialmente en un trabajo dedicado al diseño o gestión de cosas artísticas, no siempre es fácil, por lo general lo único que tienes que hacer es cumplir con el trabajo en tiempo y forma pero hacerlo “más creativo” o ponerle “más diseño”, y la mayoría del tiempo quienes piden esto no tienen la menor idea de lo que implica ni tampoco saben que no se le puede poner más diseño a algo, simplemente hay buenos y malos diseños.

En países como el nuestro, puede ser complicado encontrar un trabajo encontrar un trabajo de este tipo y que te paguen bien, y parece que sólo un grupo selecto de individuos son quienes pueden acceder al “máximo nivel” (o al menos a un buen nivel) de salario y prestaciones por realizar un trabajo poco usual.

Para quienes trabajan por su cuenta, resulta aún más complicado y, ahora sí, es sólo un pequeño grupo de personas a quienes les va realmente bien haciendo lo que les gusta, los demás por lo general terminamos cediendo a malos pagos.

Aunque ocurre cada ves menos, el trabajo creativo no se valora como debería, esto se debe a que no muchas personas saben el trabajo que hay detrás del resultado ni tampoco los conocimientos que se necesitan para llevarlo a cabo. Si fuera tan fácil todos podríamos hacerlo y no sería necesario alguien especializado en tal o cual cosa. Otro factor es que no saben los costos de los recursos necesarios, tanto materiales como de servicios.

Los trabajos que son más devaluados son los que están directamente relacionados a las distintas ramas de diseño, sobre todo diseño gráfico. Los diseñadores son los profesionistas más devaluados, pero también de los más demandados, porque al final todos necesitan un diseñador pero nadie quiere pagar por ello; el diseño toca todas las áreas y, el diseño bien hecho, ayuda al crecimiento de otros negocios.

En México, el sueldo promedio (un buen sueldo) al que pueden aspirar los diseñadores, que trabajan para empresas, es de $15,000.00, pero eso es en las grandes ciudades, en lugares con menor población el rango de sueldos va de los 5 a 7 mil pesos mensuales. Esta es una de las principales causas de que, aproximadamente, el 30% de los diseñadores (sobre todo gráficos) trabajen como freelance; aun así, a menos que encuentren el huevo de pascua, los ingresos que perciben tampoco superan por mucho la cantidad que ganarían como empleados corporativos.

¿Veremos pronto el día en que el trabajo de todos se valore de manera justa?

Escríbeme a blackjimena@gmail.com y encuéntrame en Instagram como @jimenaablack y @blackjimena