ALUSIONES PERSONALES

Patricio Torres Paredes

PRIMERA LECTURA

Ninguno de los ocho diputados del PRI de la 63 Legislatura firmó la iniciativa de punto de acuerdo para citar al fiscal general Francisco Murillo Ruiseco ante esa soberanía. No lo hicieron ni siquiera para taparle el ojo al macho. Son la bancada en el poder, la bancada del gobernador Alejandro Tello; el PRI está urgido de recuperar el aprecio de la gente para, en las elecciones del 2021, retener la gubernatura, recuperar los principales municipios que les arrebató Morena y ganar la mayoría en el Congreso, pero una vez más el Partido Revolucionario le da la espalda al pueblo. Y se preguntan por qué la gente sigue apoyando al presidente Andrés Manuel López Obrador a pesar de su cretinismo y políticas torpes. Parecen no darse cuenta de que López Obrador no se cansa de decir y simular que primero los pobres y que es pueblo.

 

 

 

PARA HECHOS

La comparecencia del fiscal Murillo Ruiseco ante la 63 Legislatura no es asunto menor. Si los diputados que pidieron sentarlo en el banquillo de los acusados lo aprietan como tendría que ser y como amerita el caso de la niña Sofía de 12 años, secuestrada y asesinada en Fresnillo, quizá hasta provoquen que renuncie a su cargo, como varias veces ha querido. Murillo muchas veces se ha quejado de falta de apoyo del gobernador Tello en materia presupuestal. Parece fastidiado de trabajar con un equipo mediocre e insuficientes recursos técnicos. El caso de la niña Sofía es muy grave por sí mismo y por las omisiones y errores de la Fiscalía. Es muy posible que la gente enardecida que incendió el Palacio Municipal de Fresnillo haya actuado movida por la deshumanización del aparato de justicia.

 

 

 

 

DE URGENTE RESOLUCIÓN

La niña Sofía desapareció el 11 de noviembre. Su familia la reportó pero en la Fiscalía de Fresnillo pusieron miles de excusas para no levantar la denuncia correspondiente. Al día siguiente se puso en marcha el Protocolo Alba y 24 horas después se instrumentó la Alerta Amber. El 18 de noviembre, es decir, una semana después, se pidió apoyo a la Fiscalía General de la República para localizar a la menor. Por lo que saben los diputados proponentes del citatorio, la Fiscalía General de Justicia del Estado no tenía integrada la averiguación ni había hecho las diligencias correspondientes. Ni siquiera se habían molestado en preguntar a los vecinos si la había visto por mera casualidad. Fue por esa negligencia de la FGJEZ que el senador Ricardo Monreal solicitó a la Fiscalía de la República atraer el caso.

 

 

 

ES CUANTO

Los diputados que propusieron llamar a comparecer al fiscal Francisco Murillo son del bloque Juntos Haremos Historia, o sea, de Morena, PT y del nuevo aliado, Partido Verde. Suscribieron la iniciativa de punto de acuerdo las diputadas Susana Rodríguez Márquez, Gabriela Pinedo, Navidad Rayas, Roxana Muñoz, Héctor Menchaca, Omar Carrera, Raúl Ulloa, Armando Perales, Felipe Delgado y Javier Calzada. Ninguno de los ocho diputados del PRI, a pesar de que hay madres con hijos: María Isabel Trujillo, Lizbeth Márquez y Perla Guadalupe Martínez, se atrevieron a apoyar la exigencia de explicaciones al fiscal Murillo. Tampoco lo hicieron los diputados aliados del PRI. No quisieron ponerse del lado de la gente los perredistas Juan Mendoza,. Mónica Flores y Eduardo Rodríguez Ferrer. Tampoco los panistas Pedro Martínez, Emma Lissete López Murillo, Guadalupe Correa y Édgar Viramontes. Priistas, panistas y perredistas optaron por agachar la cabeza para no contrariar al fiscal Murillo y principalmente al gobernador Tello.