EL PEJE, ES MANIPULADOR

Por Guillermo Robles Ramírez

 

 

 

 

 

 

Es indiscutible que Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México, se ganó el apoyo de millones de mexicanos, durante su campaña electoral a la presidencia de México, con un dialogo muy convincente y centrado solamente al combate a la corrupción, como el único culpable de todos los problemas del país.

También durante campaña prometió asistencias a diferentes sectores de la población como la tercera edad, estudiantes, y campesinos, reduciéndose todo en hacer llegar el dinero directamente sin la intervención de programas o instituciones gubernamentales.

En su momento a los mexicanos que estaban decepcionados y cansados de haberse probado de dos partidos políticos diferentes, nunca se cuestionaron el cómo haría López Obrador y Morena para acabar con la corrupción, o mucho menos de saber con claridad los cambios estructurales para lograr el desarrollo de México dentro del territorio nacional, así como el internacional. Todo quedó en puras promesas ante unos votantes llenos de resentimiento.

Por otro lado, a los más necesitados les ha llegado con un cúmulo de anuncios de programas sociales enfocados en beneficio de los que poco o nada tienen, además de que a las y los jóvenes ya les anticipo apoyarlos con becas que no son otra cosa que dinero en efectivo que se entregará cada mes y a los adultos mayores también los protegerá de igual manera, con recursos.

En contrapartida, su confianza aún no llega al sector empresarial, aunque numéricamente mucho menor que los sectores sociales más desprotegidos, pero no hay que olvidar que uno y otro de esos grupos siempre caminarán juntos, pero no revueltos, ya que la iniciativa privada es la que abre las fuentes laborales y con sus inversiones da vida al país, se acepte o rechace, pero quitándonos cualesquiera prejuicios, esa es la realidad.

Al margen de lo anterior, hay un grupo minoritario cuya profesión es analizar y estudiar el comportamiento de los seres humanos o de su prójimo que después de revisar algunas de las promesas u ofrecimientos que ha hecho López Obrador, han llegado a la conclusión de que “El Peje”, es un gran manipulador.

Entre sus fundamentos para calificar así al Primer Mandatario de la Nación, dan a conocer los resultados analíticos de algunos de sus anuncios, entre ellos, que todo mexicano tiene derecho a los servicios médicos de urgencia sin ser derechoso o afiliado, como una canonjía de su gobierno.

Andrés Manuel no hizo referencia a que ese derecho es para toda mexicana o mexicano que lo necesite sin ser derechohabientes ya que está estipulado desde hace años en nuestra Constitución que habla precisamente del derecho a la salud que no debe, ni se negará una atención a quien sea, en las áreas de urgencia de todo centro médico público, privado o de afiliación como son el ISSSTE e IMSS e igualmente está estipulado en la reglamentación de las dos instituciones mencionadas.

El anuncio lo hizo, tras anunciar que las áreas de urgencia serían abiertas para todo ciudadano aún sin tener afiliación alguna, esto fue al unificar los servicios de salud pública en un solo organismo.

El acceso a las áreas de urgencia sin afiliación, será cuando el paciente llegue con alteraciones funcionales agudas y graves, con riesgo de perder la vida o integridad y función de un órgano. Algo que ha existido desde mucho antes de que AMLO, fuera Presidente de México.

Otras de las manipulaciones han sido el otorgamiento de pensión a los adultos mayores y becas a jóvenes, pues esos beneficios se tienen a excepción de ciertos grupos que ahora serán apoyados. Y la excepción se hace desde el momento que no todos los mexicanos reciben dicho recurso.

Desde su primer día de mandato como Presidente de México, a la fecha, AMLO, no ha acabado con la corrupción, ni tampoco ha encontrado culpable que demuestre lo dicho.

La falta de capacidad política, al igual que el partido Morena, siguen haciendo más larga la lista de culpables de corrupción, a principios del año cuando culpó a los periodistas, y medios de comunicación como responsables de que México no tenga los médicos que se requieren para la pandemia. Evidentemente sin fundamento alguno, pero una salida más ante impotencia de cómo sacar adelante a México.

¿Cómo se define a un manipulador?: Al exhibir su habilidad para influir en la gente; sabe decir las cosas en el momento oportuno para tener el control pleno del prójimo; usa distintas estrategias como una táctica para tener el poder sobre la gente; la manipulación la ocultan en acciones aparentemente bien intencionadas; aseguran preocuparse en el prójimo para ganarse su confianza; tienen una gran habilidad para decir las cosas y sobre todo que convenzan a quienes los escuchan, además existen otras múltiples formas más que nos faltaría espacio para divulgarlas.  (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea Trayectoria Antonio Estrada Salazar 2018, finalista en Excelencia Periodística 2018 representando a México)

www.intersip.org