NO TODAS LAS MANZANAS ESTÁN PODRIDAS.

En la 63 Legislatura la mayoría de los diputados son personas honestas, honorables, responsables y comprometidos con el futuro de Zacatecas. Unos pocos, bien identificados, son los inmorales, ambiciosos, corruptos y egoístas. La tarea de los coordinadores parlamentarios, en especial de LUIS ESPARZA y JESÚS PADILLA, del PRI y Morena, es impedir que los pocos nefastos logren contaminar a los demás y logren que se tomen las decisiones necesarias para el estado. PADILLA había propuesto mesas de diálogo para que el paquete fiscal pudiera aprobarse por consenso y con una mayoría abrumadora. JUAN MENDOZA y quienes le hacen segunda con el propósito de obtener una “recompensa” por sus votos, han trastocado la intención de PADILLA. Eso no debe permitirse. La mayoría y la moralidad deben sacar a flote los intereses de Zacatecas. Políticas como la señora, si se le puede llamar así a NAVIDAD RAYAS, deben tragarse su frustración. Y su mezquindad irresponsable. El Congreso no puede ser rehén de mentes envenenadas que acusan y difaman con asombroso cinismo y perversidad. Es momento de que los honestos venzan a los corruptos. El presupuesto y otros asuntos pueden y deben debatirse con civilidad y decencia para ajustarlos al interés de Zacatecas, no al de un grupo de rufianes que buscan su beneficio personal a cómo dé lugar. Los políticos y políticas honorables tienen la palabra.