¿CÓMO INFLUYE EL ARTE EN LA VIDA COTIDIANA?

Jimena Black

¿Para qué queremos arte? ¿De qué nos sirve? Pareciera que el arte es pura pretensión, cosas que la mayoría no entiende o no le interesa entender, aun así, el arte despierta algo en todo aquel que la contempla, que la vive.

La relación entre el arte y la sociedad existe desde el principio de la vida, es un componente de la cultura y corresponde a toda actividad con un fin estético y comunicativo. El arte influencia a la sociedad, nos hace cambiar de opinión, instala valores y crea experiencias que perduran a través del tiempo y el espacio.

pastedGraphic.png

Por mucho tiempo, nos han hecho creer que el arte es algo de expertos, de académicos e incluso de gente con cierto estatus social. Sin embargo, arte no es sólo lo que está dentro de un museo o una galería de renombre, sino todas las maneras de expresar lo que existe pero no sé ve.

Claro que existe diferencia entre el arte del día a día y el que sale de una escuela de Bellas Artes, esto no significa que uno sea mejor que otro, pero sí que hay una brecha que los separa irremediablemente. El arte “de la calle” normalmente es aquel que se da a conocer y se promueve directamente del artista al espectador (graffiti, teatro de calle, músicos callejeros, etc.), el cual se cree está muy lejos de lo que vemos en la sala de un museo, aunque muchas veces es gente que sabe (la teoría y la técnica) de arte la que se encarga de llevar este tipo de manifestaciones a las calles.

¿Por qué es importante demostrar que el arte es para todos? Desde siempre, nos han hecho creer que el arte es algo de expertos, de académicos, de gente con dinero; pero no debería ser así, el arte evoca emociones que trascienden el estatus social. Mientras más se promueven eventos culturales y artísticos, más gente se da cuenta que siempre han tenido acceso a ellos, aunque no se aprovecha como debería gracias a la creencia de que es algo elitista.

pastedGraphic_1.png

Las manifestaciones artísticas son la manera más rápida y efectiva de llegar a las masas, el arte puede utilizarse como propaganda, como chantaje, también para expresar descontento y como una herramienta para el cambio social, para despertar y para educar, esto sólo sucede si se logra que las personas se interesen en el arte y para que eso pase se debe tener en cuenta que la población se interesa en aquello que está hecho y/o inspirado en el contexto en el que vive.

En países como México no se le da la importancia que se requiere y el presupuesto que se destina a cultura y educación cada vez decrece. Aun así, cada día van en aumento las manifestaciones culturales independientes cuyo tema central es el descontento de la población con el gobierno. Este tipo de arte es uno de los grandes triunfos de nuestra sociedad; hoy el arte urbano ya no es sólo un sinónimo de rebeldía, pasó a ser una forma de retratar la sociedad.