¿Se puede medir el “nivel de cultura”?

Jimena Black

Últimamente hemos visto algunas noticias en las que se habla del recorte de presupuesto dedicado a la cultura y las artes, y ciertas figuras de autoridad dan a entender que estas cosas no sirven para nada.

Para empezar, ¿qué es realmente la cultura? Existen varias definiciones y varían según el contexto en que se utilice la palabra, puede hacer referencia a los conocimientos e ideas no especializados que se adquieren mediante la lectura, estudio y vivencias. También podemos referirnos al conjunto de tradiciones, ideas y costumbres que caracterizan a un segmento social, puede ser un pueblo, una época, una clase social, entre otros.

 

pastedGraphic.png

 

San Luis Potosí

Claramente si intentamos medir el nivel de las tradiciones, no llegaríamos a nada, incluso podría considerarse inapropiado debido a la diversidad que existe entre una cultura y otra, no se puede comparar un pueblo con otro cuando estos han surgido y crecido en contextos diferentes e incluso opuestos. Podemos decir que este tipo de cultura se hereda.

Algo parecido puede pasar al intentar comparar el “nivel de cultura general” de las personas, hay algunos aspectos que son fáciles de juzgar y medir, como el grado de escolarización de un individuo y los conocimientos que domine sobre temas que, se supone, todos deberíamos conocer. La cultura es un fenómeno colectivo, una especie de “programación mental” colectiva que distingue a los miembros de un grupo de los de otro. Este tipo de cultura se aprende y aunque parezca algo que puede ser medido dependiendo de la cantidad de libros que leemos al año o la calidad de las películas que vemos en los ratos libres, no lo es; una cultura no tiene un criterio absoluto para juzgar las actividades de otras culturas como “peores” o “mejores”.

 

pastedGraphic_1.png

Museo Soumaya

Entonces, ¿por qué existe este “culturatómetro”? Porque para fines publicitarios internaciones, sí se mide en escalas como “a ver quién lee más”, cuando debería ser “a ver quién comprende mejor lo que lee”. Sin embargo, es muy difícil que se logre homogeneizar el “nivel de cultura” de una población, porque para cambiar los aspectos exteriores que nos dan una idea de qué tanto sabe alguien (forma de hablar, vestimenta, gustos, alimentación…) tendríamos que cambiar todos los aspectos que no vemos, la familia, creencias, el concepto que cada individuo tiene de sí mismo, valores, ética, interpretación y visión de lo que les rodea, roles de género, expectativas, patrones de pensamiento, conducta, humor, conceptos personales de justicia y autoridad, entre muchísimas otras cosas. Viéndolo de esta manera resulta bastante banal tratar de definir a alguien sólo por las cosas que le gustan y las que no, ¿verdad?

Desde donde yo lo veo, tiene “más cultura” alguien que puede estar entre todo tipo de personas sin juzgar y que tiene curiosidad por conocer los aspectos más bajos y más altos de las diversas culturas (segmentos sociales) que existen, y “menos cultura” alguien que cierra solamente a las cosas del segmento snob de la sociedad.

 

 

 

Escríbeme a blackjimena@gmail.com y encuéntrame en Instagram como @jimenaablack y @blackjimena.