Algo pica su dignidad

Ayer decía que no. Hoy quizá Rafael Sánchez Andrade cambie de parecer y renuncie a la dirección del Cobaez. Como puede que sí, puede que no. Como decía la Chimoltrufia: “Como digo una cosa, digo la otra”. Lo cierto es que algo anda mal. Porque fue muy extraño que Rafael, de disciplina institucional a prueba de ácido, no estuviera con el gobernador Alejandro Tello, los secretarios de Gobierno y Finanzas, Fabiola Torres y Jorge Miranda y con Gerardo García, líder del Supdacobaez, en el anuncio del rescate financiero del Colegio de Bachilleres. Y algo, hasta ayer por la noche, le picaba en su dignidad. No pasará de hoy que se conozca si Rafael se va o se queda.

Ayer decía que no. Hoy quizá Rafael Sánchez Andrade cambie de parecer y renuncie a la dirección del Cobaez. Como puede que sí, puede que no. Como decía la Chimoltrufia: “Como digo una cosa, digo la otra”. Lo cierto es que algo anda mal. Porque fue muy extraño que Rafael, de disciplina institucional a prueba de ácido, no estuviera con el gobernador Alejandro Tello, los secretarios de Gobierno y Finanzas, Fabiola Torres y Jorge Miranda y con Gerardo García, líder del Supdacobaez, en el anuncio del rescate financiero del Colegio de Bachilleres. Y algo, hasta ayer por la noche, le picaba en su dignidad. No pasará de hoy que se conozca si Rafael se va o se queda.

BEST SELLER DE CHOLE

Con 74 páginas llenas de veneno y aburrida redacción, Chole Luévano sacó al mercado de la literatura universal su libro “El Sexenio de la Corrupción”. Está dedicado totalmente a Miguel Alonso en XVIII capítulos. En el III se refiere a “La Casa Bellagio, el palacio del sátrapa”. El IV a “Juan Alonso y los diezmos” y el V a “Robos del Centenario”. En el prólogo de su primer hijo literario, la chata Chole afirma que decidió tomar la pluma -le llegó la inspiración divina como a Sor Juana Inés de la Cruz- no con fines de lucro, sino porque “Es hora de detener la historia, no puede pasarnos lo mismo una y otra vez (…) No quiero lucrar con este libro, quiero generar conciencia…”

TODOS A LA CÁRCEL

Con un dejo de envidia y con el anhelo de que pronto ocurra en Zacatecas, la raza subió al ciberespacio una foto del recuerdo de 1938. en ella se ve a todos los integrantes del cabildo de Gómez Palacio, Durango, entrando a la cárcel, vigilados por un piquete de soldados. La detención habría sido ordenada personalmente por el presidente Lázaro Cárdenas. Según la efemérides, se hallaron pruebas inatacables de que esos funcionarios públicos se llenaron las bolsas con dinero público. Aquí, el auditor superior Raúl Brito tiene presentadas en la Procuraduría de Justicia de Francisco Murillo una docena de denuncias contra alcaldes y exalcaldes. Y es más fácil que relinche el caballito de González Ortega a que se actúe contra funcionarios públicos corruptos.

POLLOS GORDOS

El “poco” Horacio Franco, expresidente de Morelos, es uno de los más pillos. Defraudó a una veintena de familias con un programa de vivienda social. El aporte que dio la gente ansiosa de una casa propia, el priista -compadre de Miguel Alonso- se lo robó olímpicamente. Otra rata de albañal es Marco Antonio López, militante del PAN, exalcalde de Tlaltenango. Se birló 7 millones de pesos que aportó Conagua para construir una planta tratadora de agua. Y un millón y pico que le dejó una compra inexistente de camiones para el municipio. Como Franco y López hay montones de bribones que, ante la impunidad que les permite la PGJEZ, disfrutan a pierna suelta su riqueza mal habida.

¡MORDIDA, MORDIDA!

Hoy regresa Alejandro Tello a Fresnillo. Lo hace después de un mes y medio de alejamiento, para algunos injustificado. La última vez que el gobernador estuvo en El Mineral fue el día de su cumpleaños, el 30 de mayo. Los priistas, encabezados por el alcalde Pepe Haro, le llevaron un pastel. Y luego de que le cantaron las mañanitas hubo el clásico pastelazo. Empero, debe aclararse, nadie empujó la cabeza de Tello para meterle el rostro en el bizcocho. Él solito, ante los gritos de “¡mordida, mordida!”, la enterró en el merengue. Lo rodeaban Pepe y Fito Bonilla, Lupita Flores y Jorge Torres. Tello estuvo contento. Pero ya no regresó. Hoy lo hará para coronar a la reina de la feria.

UNA VEZ POR SEMANA

Priistas de Fresnillo consideran que Alejandro Tello equivocadamente se ha distanciado de El Mineral. Aparentemente debido a la actitud beligerante del sindicato minero que lidera Carlos Pavón, el cual intentó boicotear sus últimas giras en rechazo al impuesto ecológico. Destacan que desde hace mucho el gremio minero se tranquilizó, pero Tello mantuvo la “sana distancia”. Y en vísperas del proceso electoral 2018, cuando se requiere apapachar a la sociedad para dé la espalda al PRI, resulta de vida o muerte que el gobernador, como lo hizo miguel Alonso, visite Fresnillo al menos una vez a la semana.

CAMPAÑA CALUMNIOSA

Rafael Flores está más que indignado por la publicidad calumniosa que le hicieron recientemente. Y afirma que demandará por daño moral y calumnias -por la vía civil- a periodistas y medios de comunicación que difundieron una noticia falsa y sin sustento alguno. Y es que -sostiene- ninguna autoridad, federal, estatal o de EU, lo acusa de nada. No existe denuncia en su contra. Ni siquiera aparece en la lista de presuntos cómplices de Raúl Flores “El Tío”, como Rafael Márquez y Julión Álvarez, quienes tampoco enfrentan querella alguna. Su relación con Florentino Bautista y la empresa Arzaca -explica- fue de trabajo. Durante ocho meses, como socio industrial, muy distinto a socio accionario, prestó asesorías. Recibió su pago -45 mil pesos mensuales- y se retiró. Sería absurdo que a todos los clientes y proveedores de Arzaca se les acusara de lavar dinero.

LO QUIEREN PARAR

A juicio de Rafael Flores, la campaña publicitaria que le armaron tiene trasfondo político. Calcula que la idearon y financiaron en el PRI de Roberto Luévano o sus “amigos” y compañeros del PRD que a toda costa lo quieren parar para que no sea senador o diputado federal. Expone el político de Guadalupe que encabeza todas las encuestas y son muchos los que harían cualquier cosa, como la guerra sucia que desataron, para frenarlo. Empero -sentencia- hagan lo que hagan en 2018 será senador de la República.