El arte del Cine.

¿Alguna vez te preguntaste; por qué el cine es arte?

¿Qué es lo que lo convierte en una de las artes más bellas, y mejor remuneradas del mundo?.

Según Wikipedia:

Arte es:

1. Actividad en la que el hombre recrea, con una finalidad estética, un aspecto de la realidad o un sentimiento en formas bellas valiéndose de la materia, la imagen o el sonido.

2. Conjunto de obras que resultan de esta actividad, así como las diferentes tendencias o estilos de las mismas.

El arte es entonces, es el recurso del homo sapiens para expresar una visión sensible y estética sobre el mundo, sea real o imaginario, utilizando recursos plásticos lingüísticos y sonoros.

Una de las características del cine, la cual hace que resalte sobre las otras artes (no por esto las hace menos), es que engloba todas y cada una de ellas.

Para hacer una película, necesitamos forzosamente un guión (literatura/ poesía / teatro), necesitamos construir un escenario (arquitectura), precisamos de actores a escena, coreografiados y sincrónicos (danza / teatro), un popular dicho entre cineastas y entusiastas del arte audiovisual es que “el sonido por sí solo, cuenta historias”, así que necesitamos de nuestro sonido y una tremenda ambientación musical, (Música). Qué sería de la entrada del amenazante Darth Vader sin su marcha imperial. Cómo olvidar el chillido de los violines cuando Norman Bates acuchilla a su víctima en la regadera, o esa mágica melodía que nos indica estamos llegando a la escuela en el Hogwarts Express. La escultura entra como parte del cine en los trabajos de animación, como las películas de Tim Burton, el cual estará exponiendo en la Ciudad de México a partir del 6 de Diciembre en el museo Franz Mayer.

Así como la pintura en las animaciones de disney y en los interminables storyboards para el operador de cámara de cada película.

Así es como, en una simple explicación, desglosamos a las artes dentro del cine, (arte dentro del arte, ¿Alguién dijo Nolan?.

Esta pequeña introducción, me sirve para dar paso a la película de la que quiero hablar hoy.

Título: Loving Vincent.

Director: Dorota Kobiela, Hugh Welchman

Año: 2017

Rotten Tomatoes: 81%

SINOPSIS

En una historia contada por pintura y animación, un hombre visita la ciudad donde pasó sus días finales el el afamado pintor Vincent Van Gogh. Está ahí para entregar la última carta del atormentado artista, pero el misterio atrapa al joven mensajero, quien se queda a investigar los últimos días del pintor en la ciudad.

Esta historia da inicio en el fin de la vida de Van Gogh, contada por 100 artistas, usando 65,000 cuadros pintados al óleo y el clásico estilo de Van Gogh, nos cuenta que hizo el artista en sus últimos días.

Tiene una narrativa lenta, con algo de lagunas en su guión, pero eso si, es indudablemente una belleza, un deleite para los ojos.

Debes verla con un buen café, y sin tanto parpadear, ya que por su tipo de animación y estética visual, el segundo que cierres tus párpados para humectar la retina, te perdiste de algo, y es una injusticia hacerle eso a los 65,000 cuadros pintados a mano y escaneados para hacer la animación.

Un proyecto ambicioso, pero no necesariamente nuevo, recordemos “Viaje a la Luna”, de Méliès, fue en su tiempo coloreado cuadro a cuadro, si no me cree, aquí la prueba.

“Nos llevó cinco años y medio. Tres para escribir y desarrollar el filme, un mes de grabación, cinco de edición y dos años de pintura, aproximadamente se completaban 20 cuadros cada dos semanas, lo que equivale a 1 segundo”.

Comentó la directora en una entrevista con “El Tiempo”.

Loving Vincent, es un viaje al museo, ver cuadros tomar vida ante nuestros ojos, es francamente hermoso, algo que debemos ver.

Cuéntame, ¿Qué te pareció Loving Vincent? Me gusta leerte, emiireynosov@gmail.com es la dirección para estar en contacto,

¡Corte y Queda!.