De las Madres Solteras

Hoy comentaremos un tema por demás delicado: el de las madres mexicanas, pero no de todas ni de todas partes; sólo las de algún pequeño segmento de la población.

De acuerdo con el Censo de 2010 del INEGI, la tasa global de fecundidad disminuyó de siete, a 2.4 hijos en el período comprendido de 1960 a 2009. Con una población de más de 40 millones de mujeres de 15 años y más, el 70% ha tenido un hijo vivo y aquí viene lo bueno: se estimó que 8.2 millones de mujeres de 12 años y más, con lo por lo menos un hijo sobreviviente, están en una situación de “no unión”, o sea, madres solteras.

Ahora bien, para el censo de 2015, 826 mil mujeres de doce años y más, tuvieron por lo menos un hijo vivo (el 65%). El 26% ejercieron su maternidad sin pareja; el 18% estuvieron alguna vez unidas, y el 7.6% fueron madres solteras.

En 1997 la práctica anticonceptiva de las mujeres en edad fértil, el 97 % conocían al menos un método anticonceptivo; esta cifra se incrementó a 99% para el año de 2014. Y de las adolescentes sexualmente activas, el 45.8% no usó métodos, aunque el más usado entre las mujeres de 15 a 19 años, fu el condón masculino.

Y luego viene algo grave: las mujeres unidas que tienen su primer hijo en la adolescencia, entre 15 y 19 años, experimentan mayor violencia en 49.7%, comparadas con aquellas que lo tuvieron a mayor edad, 45.6%.

Y más grave aún es que las jovencitas que a temprana edad no sólo tienen actividad sexual sino que permanecen solteras, desperdician gran parte de su vida; tiran por la borda la oportunidad de estudiar y en consecuencia, de conseguir un mejor trabajo; de divertirse; de viajar, de aprovechar su juventud. A cambio, sólo consiguen la responsabilidad de tener, cuidar y educar un hijo; de convertirse en papá y mamá.

Esa juventud desperdiciada también representa una pérdida para México: se pierden brazos y mentes productivos y aumentan los hijos que optan por el camino “fácil” para vivir. ¿Qué representan las madres solteras para el futuro de la juventud? No se les critica, pero ¿será un tema que no tiene solución? ¿Será suficiente con incluir en los libros de texto la “educación” sexual?

¿Dónde se aprende la consciencia y la responsabilidad para evitar que una niña de 12 años se convierta en mamá? Yo diría que habría que comenzar en el seno de la familia. ¿Será que ya es normal y ya nos acostumbramos a las madres solteras? ¿Alguien habrá escuchado a alguno de los candidatos a la presidencia de México, su opinión referente a este problema social?

¿Quién será el que le ponga el cascabel al gato?