Leer nos hace libres

Jimena Black

¿Por qué contamos historias? ¿Para qué sirven los relatos cotidianos, los cuentos o las novelas? Aunque muchos dicen que la literatura de ficción no tiene alguna utilidad visible, hay que pensar en lo mucho que nos enriquece. Existen libros para consultar significados, periódicos, revistas y demás textos cuya finalidad es darnos a conocer información tangible que podemos, o no, utilizar en alguna determinada situación. Pero ¿a dónde vamos cuando queremos conocer algo acerca de nosotros mismos? Para comprendernos, conocer nuestras contradicciones, miserias y grandezas, para conocer lo verdaderamente humano necesitamos la ficción.

El relato viene a decirnos acerca de nosotros de una manera que no se puede explicar desde otro ángulo, pues en el relato accedemos a otras vidas y otros mundos. Cuando leemos ficción, nos leemos a nosotros mismos en aventuras que de otro modo no tendríamos.

Los libros han demostrado a lo largo de la historia que son el pilar más importante de la cultura humana, son una de las creaciones más relevantes ya que el libro es la forma más común de registro de datos e información sobre los humanos civilizados.

Cuando leemos, obligamos al cerebro a trabajar para imaginar lo que leemos, esto lo consideramos como una función común y corriente del ser humano, pero en realidad es una función que necesita ser ejercitada; por lo que uno de los grandes beneficios de la lectura es estimular la imaginación y la creatividad. Los libros son capaces de transportarnos a otra época, transmitirnos conocimientos y aumentar nuestro vocabulario.

Al libro también se le considera un arma y es por ello que en algunos lugares y épocas de la historia, se han prohibido ciertos libros o leer sobre ciertos temas, ya que el conocimiento es lo que nos libera de los entornos opresivos. 

Hablando de situaciones extremas, lugares en guerra o zonas de conflicto, a los grupos oprimidos se les prohíbe siempre el derecho a la educación, esto se debe a que mientras menos información tengan menos razones para luchar tendrán. Cuando alguien se revela de manera pacífica y exige sus derechos o simplemente trata de educar de manera independiente a los suyos, aquellos en el poder se alteran; las semillas de la curiosidad de esparcen rápidamente y callar a una mente curiosa no es fácil.

Leer nos hace cuestionarnos, cuestionar la situación en la que nos encontramos y preguntarnos porqué estamos ahí; cuando leemos generamos un pequeño cambio que, a la larga, nos beneficia a todos.

Escríbeme a blackjimena@gmail.com y encuéntrame en Instagram como @jimenaablack y @blackjimena